Los perros: amigos para unos, comida para otros

En general, los perros tienen el cuerpo cubierto de pelo, utilizan el olfato como su principal órgano sensorial, les gusta vivir en grupos en los cuales establecen jerarquías bien determinadas, en promedio llegan a vivir 15 años.

Los perros son considerados por muchas de las personas que viven con ellos miembros de su familia, animales sensibles, nobles e inteligentes a quienes pocos causarían algún daño. Sin embargo y al igual que hacemos nosotros con las vacas, las gallinas o los atunes, miles de perros son asesinados cada año en países como China o Korea para servir de alimento.


Tras un periodo de gestación de la madre de unos dos meses, generalmente nacen varías crias que no pueden ver ni oir y se pasarán casi todo el tiempo dormidos al lado de su madre y alimentándose de ella mientras ésta les protege.

Al contrario de lo que ocurre con otros animales no humanos, de los perros si tienden a conocerse los rasgos distintivos de esta especie, siendo precisamente este hecho lo que hace que pocos vean aceptable su explotación y muerte para consumo humano. Los perros son animales muy sociales y sociables, tanto formando y entendiendo las complejas estructuras sociales que se crean en un grupo, como las obligaciones que estas implican, aprendiendo rápidamente a comportarse con otros miembros del grupo ya sean otros perros o humanos. Esta capacidad para interactuar en estructuras sociales es uno de los rasgos más distintivos de los perros y de ahí su abilidad para convivir, querer y hasta empatizar con otros animales, de ahí también su nobleza y devoción hacía quienes conforman su grupo. Los perros adultos enseñan a sus bebes y cachorros a aprender normas sociales entrenándo a sus cachorros mediante correcciones cuando no se comportan de la forma esperada (ladrando alto, dándoles de comer fuera de tiempo y cosas por el estilo) y recompensándoles cuando los comportamientos son los adecuados (jugando con ellos, alimentándolos, limpiándolos, etc.)

Los perros, como todos los mamíferos, tienen un complejo sistema nervioso que los habilita a experimentar sensaciones como el dolor, sufrimiento, miedo, ansiedad etc. pero además algunos de sus sentidos más importantes están más desarrollados que en otros animales (incluyendo a los humanos).

Se pensó durante muchos años que los perros sólo veían en blanco y negro, hoy día en cambio sabemos que pueden ver el rojo y probablemente otros colores. Normalmente la forma, tamaño y dimensiones de los ojos varían según la raza, teniendo incluso algunas razas configuraciones diferentes de la retina que otras. Los perros con el hocico largo por poner un ejemplo, tienen una linea de visión que atraviesa la retina que les permite tener una excelente visión espacial, mientras tanto quienes tienen la nariz pequeña tienen un "area central" de visión más agudo que les dá la capacidad de ver objetos u otros animales con más detalle.

Los perros pueden detectar el sonido a unos 16 a 20 Hz (los humanos lo detectamos a unos 20 o 70Hz) y por encima de unos 45Hz (de 13 a 20Hz para los humanos), los perros además pueden mover sus orejas lo que les hace detectar el punto exacto donde se produce el sonido. Más de 18 músculos pueden moverse, elevarse o rotar en el oído de un perro para saber localizar un sonido. Adicionalmente pueden escuchar sonidos a cuatro veces mayor distancia que los humanos.

Los perros tienen aproximadamente 220 millones de células olfativas, siendo capaces de detectar dos tipos diferentes de olores, el olor de alguién o algo que ha pasado por un lugar recientemente o el olor que permanece durante mucho más tiempo en el suelo, desgraciadamente los perros son explotados hoy día por los humanos debido a esta increible característica y utilizados como perros policía lo que no solo les supone una vida de privaciones si no también grandes agotamamientos físicos, strees y anisedad por realizar labores que van contra su naturaleza (concentrarse en un solo olor para seguir un rastro y no en varios de ellos).

Los perros también se rien

Un estudio publicado recientemente por la revista Science señaló que los animales también se ríen. El psicólogo Jaak Panksepp precisó, como prueba de sus afirmaciones, que los circuitos neurológicos de la risa existen en las regiones más antiguas del cerebro.
 
Además, había formas de risa y juegos en otros animales miles de años antes que el ser humano apareciera con sus carcajadas y, después, con su expresión oral.
 
Según estudioso del Centro de Neurociencias de la Mente y el Comportamiento del Departamento de Psicología de la Universidad de Northwestern, los últimos estudios realizados en ratas, perros y chimpancés proporcionan pruebas concluyentes respecto de que la risa y la alegría no es exclusiva de los seres humanos.

NOTA: Igualdad Animal reivindica el respeto hacia los demás animales por el hecho de que son capaces de sentir. Esta capacidad es la única característica relevante para que un individuo sea considerado moralmente y respetado dado que indica que se puede ver afectado por nuestros actos y tiene intereses propios. Las características a las que se hace mención en este artículo u otros lugares de la web GranjasDeEsclavos.com tienen como única finalidad informar sobre las peculiaridades de cada animal y comprender mejor cómo son y por tanto, de qué modo les perjudicamos con nuestras decisiones.